Ojalá hubiéramos recibido más de Besson esta vez. Leyendo las críticas sobre la película, me di cuenta de que no debía esperar demasiado, pero a pesar de eso, salí del cine muy decepcionada.

Cuando se trata de la atmósfera muy visual de la película, las soluciones técnicas a las que sólo puedo expresar admiración, pero no para comentar en detalle, porque yo realmente no soy un experto, hacen que la película obtiene una décima limpia. Como gran admirador de “El Quinto Elemento” (1997), que en su momento fue un acontecimiento real – por su visión artística, el diseño, la construcción de un mundo futurista muy especial, estaba muy curioso para ver qué tipo de espectáculo Besson creará esta vez. Y ahora, en momento en que la tecnología digital permite una toma de fuerza inmensurablemente mayor a un espíritu visionario y creativo. La ciudad de Alpha, que nos encontramos aquí, es fascinante, así como una multitud de criaturas cuidadosamente pensadas (¿debería yo enfatizar la imaginación extraordinaria?); el planeta Mul y sus habitantes son una creación impresionante. La película es simplemente hermosa. Pero, desde mi punto de vista, aqui se acaba la lista de sus cualidades.

A diferencia de la ya mencionada, excelente creación de ciencia ficción con Bruce Willis y Milla Jovovich, que no sólo nos anima, sino que también se ocupa de importantes contextos filosóficos.

Sabemos que el logro de este año está inspirado en la serie de historietas de los años 60 “Valérian y Laureline”, de los artistas franceses Pierre Christin y Jean-Claude Mézières. Sin embargo, la historia aquí adaptada es muy pobre, parece que la hemos visto mil veces. No habría sido un problema, si estaba presentada de una manera que nos permitiría experimentarla en el momento de mirar, como algo realmente especial y visto por primera vez. Porque creo que asi debería ser. Que nos mueve, que nos gane en el nivel emocional. Este efecto se logra un poco en las escenas donde vemos a los habitantes de Mul y nos enteramos de su filosofía de vida, pero la motivación de los otros personajes es, sin embargo, muy débil. Demasiado general, poco individual. En este tipo de película, aunque se trata deciencia ficción, un poco de “profundidad” no haría daño.

La pareja de actores Valérian y Laureline trabajan en la pantalla sólidamente. Si hablamos de lo que se llama “química”, creo que no se pierda en la relación de Dean DeHaan-Cara Delevingne. Pero lo que interrumpe toda la experiencia, y por lo que no podemos  culpar los actores, son muy malas réplicas. Humor que es completamente bajo, y aveces imprudente.

Tambien pongo ríticas sobre la duración de la película y su desarrollo. Porque la trama que seguimos no requiere tanto tiempo. Parece que la acción está ahí para “atar” la abundancia de escenas magníficas, algo que nos llevará a través del imaginarium de Besson.

Estoy segura de que el famoso director realmente disfrutó el rodaje – ¿sería pretencioso decir que eso se ve en la película? Leí un texto que dice que en la creación de “Valérian” Besson incluyó  estudiantes de su propia escuela de cine “L’École de la Cité”, y que eso era un gran placer para él y que estaría loco feliz de que cuando era joven alguien le ofreciera espectacular oportunidad. Cuando descubras todo eso, solo quieres que te guste la película. Si el énfasis estaba en la satisfacción visual y mostrando lo que está sucediendo hoy en el cine con extraordinarias posibilidades digitales, entonces este logro cumplió su tarea. Pero creo que sería mejor si alguien trabajara en el guión, y no el mismo director.

No puedo no comentar de que el personaje de Laureline estuviera moldeado de tal manera que la heroína obviamente actúe que es sexy, de lo que es realmente capaz de sacar su atraccion sexual. Lo digo porque es obvio que esta dimensión del protagonista se destaca durante la película. Numerosas son las grandes escenas de su rostro en las que más se siente que posa de lo que de verdad se nota su sensualidad. Si el problema fue en la propia actriz, o todo es imaginado precisamente en ese modo, sigue siendo una pregunta abierta. Cara Delevingne es hermosa sin duda, pero ¿es realmente intergaláctica femme fatale?

Desde el guionista y director de “Professional” (Léon: The Professional, 1994), esperaba una historia más rica, más significativa, y un poco más de refinamiento de los personajes. Así como la posibilidad de que ellos, aunque los héroes de la taquillera de verano, todavía permanecen en mi memoria y que me provocan ver las posibles secuelas de sus aventuras.

Por lo tanto, “Valérian” sigue siendo para mí una película que se suponía que me llevaría a un viaje emocionante y colorido con una historia impactante y significativa en los marcos, como los críticos lo llamaron, “la ópera del espacio”.

* Foto tomada de http://www.imdb.com/