Si alguna vez has tratado de escribir, sin duda has conocido el horror de la página en blanco. ¿Cómo satisfacer la necesidad creativa, cómo expresar lo que quieres? Con su nueva película, “El autor”, el director Manuel Martín Cuenca se refirió a los problemas de escritura, así como a la figura del autor. Y lo hizo a través de una forma de parodia. Un poquito amarga.

Javier Gutiérrez en "El autor" (2017)

Javier Gutiérrez en “El autor” (2017)

Foto: http://www.diariodenavarra.es/

En primer lugar, les voy a decir que me atrajo a ver esta obra. Eso fue la noticia de que, para el papel del protagonista, Javier Gutiérrez recibió el premio Goya. Gutiérrez brilló en su presentación de esta historia enfocada en el personaje principal. Y, sin ninguna duda, este era el factor crucial para que la película tenga éxito.

Álvaro es alguien por quien al principio sentimos lástima pero, poco a poco, como la película avanza, empezamos a odiarlo. Vemos a un hombre infeliz y reservado, que ha asumido una gran pasión, por la escritura. Pero cual, en lugar de ser el impulso creativo, algo que le trae satisfacción y liberación, está amargando y destrozandole la vida.

La historia de Álvaro también se puede analizar través de la respuesta a exactamente esas tres preguntas que el profesor pone en las escenas iniciales: ¿Qué quiere un héroe? ¿Qué pasa si no lo logra? ¿Por qué justamente ahora?

Álvaro quiere escribir novelas de calidad para ganarse un lugar entre los gigantes literarios. La idea del fracaso le desagrada y con cada movimiento deja claro que esta ambición para él es de importancia vital. En el momento en que su esposa disfruta de la fama del autor de bestsellers es justo cuando su matrimonio llega a su final. Entonces, para Álvaro la escritura se convierta en una cuestión de vida o muerte.

Javier Gutiérrez y Adelfa Calvo en "El autor" (2017)

Javier Gutiérrez y Adelfa Calvo en “El autor” (2017)

Foto: http://www.imdb.com

Usando la caricatura para retratar al personaje, Cuenca nos presenta los problemas y desafíos a los que se enfrenta un escritor. Se discuten las relaciones entre la vida y la literatura, la realidad y la ficción. Determinantes importantes en la poética del creador literario. El problema no es que Alvaro siga las instrucciones de su maestro, sino que las toma literalmente. El consejo de escribir una prosa real en su cabeza se convierte en un plan para espiar a sus vecinos sin escrúpulos. Luego, él va a tomar un paso más allá, hacia la manipulación y las maneras de mezclarse perversamente en sus vidas. Y todo eso, para colectar materiales de escritura.

Hay una pregunta muy provocativa: ¿dónde está el límite entre el artista y el ladrón/manipulador? ¿Qué impide a Álvaro de que su escritura se convierta en una obra, y que no sea solo la reproducción de la realidad? En primer lugar, le falta una idea guía, algo que justificaría aquellas escenas que se sacaron de la vida. No vemos que el tenga un objetivo claro por escrito, ni que su creación contenga su voz y sensibilidad. Álvaro simplemente quiere sentar y escribir una gran novela. Y, que a mi me parecio muy gracioso, se ve que él está empezando a escribir su novela desde el titulo.

Además, la película nos dirige a pensar sobre la cuestiónes de poder imaginativa, la naturaleza de la inspiración. Y también, si estos conceptos de verdad son alcanzables. Y que realmente significan.

Javier Gutiérrez y Antonio de la Torre en "El autor" (2017)

Javier Gutiérrez y Antonio de la Torre en “El autor” (2017)

Foto: http://cadenaser.com/

Teniendo en cuenta la película anterior de Cuenca, “Caníbal” (2013), aquí las expectativas pueden haber ido en una dirección diferente. Ahora parece que la película podría haber sido más extrema en escenas naturalistas, más dramática y atrevida. O, a lo mejor desarrollada con más sentido de humor. Así, como que se quedó a mitad del camino. Parece que se quiería  conseguir un efecto más humorístico, pero eso no sucedió.

Las cualidades de “El autor” son, sin duda, su tema así como la actuación de Javier Gutiérrez. Especialmente en momentos en los que comparte la pantalla con Adelfa Calvo y Antonio de la Torre. Pero algo le falta para llegar a la perfección. Así, se mantuvo cerca.

Suficiente para que podamos calificarlo como una película bastante buena.

*La cartelera descargada de: http://www.laprovincia.es/